Search
  • Melvin Chacón

NO ME GUSTA, NO QUIERO Y NO TENGO GANAS

Normalmente son palabras de gente inmadura, egocéntrica y caprichosa.


—Ya te dije que no me gustan las verduras y además no tengo hambre.

Las suelen decir niños consentidos que piensan que, el comer es un momento sólo de placer... Que no son educados en cuanto a la importancia de darle a su cuerpo nutrientes, minerales, vitaminas... A fin de que tengan salud y energía. (Daniel 1:12-13)

Puede ser normal que no queramos o tengamos ganas de algo... Y es para eso que existen los mandamientos o principios bíblicos, para ayudarnos a vivir mejor. Haciendo lo que nos conviene.

Una persona que vive de acuerdo a lo que siente, termina haciéndose daño y lastimando a la gente a su alrededor.

(El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quiénrealmente sabe qué tan malo es? Jeremías 17:9)

Quién vive de acuerdo a los principios o leyes establecidas por su Creador, termina siendo bendecido y de bendición para quienes le rodean.



—No tengo ganas de pedir perdón o hacer las pases con esa persona, además yo soy el más ofendido.

Es un sentimiento y razonamiento entendible... Incluso quizás justo. Pero quienes vivimos el evangelio de Jesucristo, aplicamos la gracia y la misericordia... Los mandamientos escritos por Dios en nuestro corazón y con la ayuda del Espíritu Santo, podemos ir a buscar a quien nos ofendió, procurar la reconciliación e incluso iniciar la conversación, pidiendo perdón, por la parte mínima de nuestra culpa (cuando es el caso).

(Por lo tanto, si presentas una ofrenda en el altar del templo y de pronto recuerdas que alguien tiene algo


contra ti, deja la ofrenda allí en el altar. Anda y reconcíliate con esa persona. Luego ven y presenta tu ofrenda a Dios. Mateo 5:23-24)


—No tengo ganas de "estar contigo" esta noche.

De cuerdo, puede que estés cansado, preocupado o triste.

Pero si tu pareja te busca en la intimidad, es tu deber recibirle bien, participar y disfrutar de la relación (a nadie le gusta "estar" con un cadáver). Es una de las razones por las cuales las personas se casan. Debe ser la máxima expresión de amor, unidad e intimidad. Misma que salvaguarda a ambos de la infidelidad. Al casarte, tu cuerpo le pertenece a tu cónyuge. No es una cuestión de opiniones... Sino de principios. Recuerda, quizás no los entiendas hoy, pero si los sigues, veras buenos frutos en ti y quienes te rodean.

(El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa, y la esposa debe satisfacer las necesidades sexuales de su marido. La esposa le da la autoridad sobre su cuerpo a su marido, y el esposo le da la autoridad sobre su cuerpo a su esposa. No se priven el uno al otro de tener relaciones sexuales, a menos que los dos estén de acuerdo en abstenerse de la intimidad sexual por un tiempo limitado para entregarse más de lleno a la oración. Después deberán volverse a juntar, a fin de que Satanás no pueda tentarlos por la falta de control propio. 1 Corintios 7:3-5)



—No tengo ganas de ir al Gym hoy, además estoy muy cansado...

Uno de los principios más impresionantes en la Biblia, es el de "la siembra y la cosecha".

A la mayoría de gente no le gusta dar. Menos, cuando tienen muy poco para dar.

Ya sea dinero o energías, el principio funciona igual.

¿Tienes poca


s energías? o ¿Estás agotado? A veces piensas que apenas tienes fuerzas para levantarte, pero si en lugar de hacerle caso a tu cuerpo, aplicas el principio divino. Entonces te levantas y vas a correr, nadar, caminar o subir una montaña. Y ¿Que pasa? Al final dirás "Pues no estuvo tan mal... Además me siento de maravilla, como con más fuerzas, con la sensación de campeón".

¡Claro! porque sembraste tu poca energía y cosechaste energía multiplicada... Porque la multiplicación es parte esencial en la "Siembra y la cosecha".

(Es como el grano de mostaza, que cuando se siembra en tierra, es la más pequeña de todas las semillas que hay en la tierra; pero después de sembrado, crece, y se hace la mayor de todas las hortalizas, y echa grandes ramas, de tal manera que las aves del cielo pueden morar bajo su sombra. Marcos 4:31-32)



—Mi mujer está gorda y vieja, ya no quiero estar con ella, prefiero una jovencita con todo nuevo.

¡Decide disfrutarla! (Tu tampoco estás tan esbelto que digamos...) Siembra en ella palabras de amor, tiempo, servicio, regalos... Abrázale, llénale de besos... ¡Aunque no lo sientas! Con el tiempo, terminarás apreciando su belleza. Porque todas las personas somos bellas. Lo que nos parece feo,


es el concepto de belleza que el mundo nos pinta (con Photoshop).

Quien sigue el principio "No adulterarás". Termina cosechando paz, estabilidad emocional y un hermoso hogar. Contrario a quienes siembran adulterio, terminan divorciados, en quiebra, enfermos y con una pobre reputación.

Porque el principio funciona igual tanto en lo bueno como en lo malo.

Siembra un acto de maldad y lo cosecharás multiplicado.

(Que tu esposa sea una fuente de bendición para ti. Alégrate con la esposa de tu juventud. Es una cierva amorosa, una gacela llena de gracia. Que sus pechos te satisfagan siempre. Que siempre seas cautivado por su amor. Proverbios 5:18-19)



—No quiero y no tengo ganas de ir a trabajar, odio ese trabajo.

Pero de ahí comes tú y tu familia, de ahí sostienes tu vivienda.

Te estas olvidando de que en ese lugar te necesitan y creen en ti. Si no fuera así ¿Porque te iban a dar un cheque cada semana? Ellos tienen una tarea que necesita ser realizada por alguien y te han escogido a ti (entre varios aspirantes). Creen que tu eres capaz de realizar dicha labor.

En realidad, el trabajo es una honra, porque no todos lo tienen (¿Sabes cual es la taza de desempleo en tu país?)

Quizás tus aspiraciones sean mayores, quizás tus talentos no sean para esa empresa. Pero mientras hayas aceptado el trabajo, debes ser responsable y hacer tu parte lo mejor posible, con la mejor actitud, con excelencia y prontitud. Es decir ¡Lo más rápido y con la mejor calidad posible!

Algún día, serás promovido a algo que de verdad te guste o cambiarás de trabajo, pero hoy... ¡Hoy realiza tu trabajo dando lo mejor de ti!

No vivamos de acuerdo a nuestros sentimientos... sino conforme a los principios establecidos por nuestro Creador.




(Pues ustedes saben que deben imitarnos. No estuvimos sin hacer nada cuando los visitamos a ustedes. En ningún momento aceptamos comida de nadie sin pagarla. Trabajamos mucho de día y de noche a fin de no ser una carga para ninguno de ustedes. Por cierto, teníamos el derecho de pedirles que nos alimentaran, pero quisimos dejarles un ejemplo que seguir. Incluso mientras estábamos con ustedes les dimos la siguiente or


den: "Los que no están dispuestos a trabajar que tampoco coman". 2 Tesalonicenses 3:7-10)

259 views

© 2017 Zion Multimedia | 12145 Woodruff Ave. Downey, CA 90241